5 pasos para sacar el máximo partido a las fibras en pastelería 

542

Las fibras en pastelería se han convertido en un ingrediente indispensable. No solo nos permite reducir considerablemente las cantidades de azúcar y grasa en los pasteles, sino que aportan muchos beneficios a nuestro organismo. Podemos mejorar nuestros postres considerablemente al introducir la fibra como base. 

El uso de las fibras en pastelería

Al explorar la técnica de elaboración, podremos adquirir un mayor entendimiento sobre uso de las fibras en pastelería. Estas desempeñan un papel crucial sobre todo al momento de emulsionar. Emulsionar es una función técnica donde se unen dos elementos: grasa y agua; en el cual los ingredientes se combinan minuciosamente para lograr una textura óptima que deleite por su frescura y excelencia, en última instancia, ofreciendo una estabilidad total. 

Al incorporar la fibra entre los ingredientes bases, podemos reducir significativamente las cantidades excesivas de azúcares y grasas que tradicionalmente se utilizaban en la preparación de pasteles. De esta manera, la fibra actúa como una alternativa sustituta, permitiéndonos disfrutar de una textura sorprendente. En la actualidad, resulta difícil prescindir de ella debido a sus múltiples beneficios. 

Entre sus ventajas está la tranquilidad de saber que estamos consumiendo un producto más saludable y, por tanto, ligero, además de ayudarnos a resaltar mejor los ingredientes, como los frutos secos y la fruta en general. 

La fibra cumple varias funciones en nuestros pasteles. Por un lado, aporta mayor elasticidad, especialmente cuando estiramos la masa, para manipularla, evitando así que se rompa fácilmente. Cuando empleamos la fibra en la elaboración de cremas, logramos que aumente su densidad y espesura

Por supuesto que la fibra facilita la emulsión del resto de ingredientes, al posibilitar una mejor unión entre ellos, consiguiendo que la masa se haga más compacta, sobre todo si la usamos para realizar esa base de galleta que presentan muchos pasteles. 

En caso de que busquemos mantener congelados nuestros postres, para después descongelarlos para su consumo, la fibra nos permite que mantengan su textura fresca, como si estuviesen recién hechos. 

Aunque sustituyen a las grasas, las fibras nos ofrecen esa sensación cremosa en nuestro paladar, así como un gusto dulce, siendo una alternativa ante los azúcares. Tenemos muchas opciones que podemos elegir, en función a los problemas que busquemos solucionar a la hora de crear un pastel. Cada tipo de fibra nos permite sacar el máximo partido a nuestras producciones. 

Los pasos para mejorar nuestros pasteles

Los problemas más comunes en la repostería encuentran su solución si seguimos 5 pasos fundamentales. Estos se centran en elegir las fibras más adecuadas para cada problema que pueda surgir en la cocina. Para ello, contamos con los productos que nos ofrece la marca Sosa Ingredients, que ofrece siempre la mejor calidad para la repostería, gracias a los estudios tecnológicos que ha realizado para satisfacer a pastelerías y cocineros. 

1. Reducción de grasas

Uno de los problemas que más nos preocupa a todos, que tiene que ver con la salud, es la ingesta de grasas. Con la fibra adecuada podemos lograr este objetivo. En este caso, utilizaremos Inulina en caliente, que nos ofrece Sosa Ingredients. Este producto es perfecto para usarse en mousses, cremas y helados. 

La Inulina en caliente consigue mantener la máxima cremosidad, como haría la grasa, pero ofreciéndonos un alimento saludable, de origen vegetal. 

2. Reducción de azúcar

Podemos recurrir a dos productos, según las preferencias que tengamos a la hora de reducir el azúcar o sustituirlo completamente. Por un lado, la Inulina en frío, además de aportar cremosidad, resalta el dulzor de nuestros postres, permitiéndonos aminorar la cantidad de azúcar que se suele emplear. Por este motivo, es también muy apto para los sabores ácidos, siendo un especial referente en la elaboración de sorbetes. 

Por otro lado, Oligofruct facilita olvidarnos del azúcar, debido a que aporta esa parte del dulzor que tanto nos gusta en los postres. También es de origen vegetal y, por tanto, más saludable. 

3. Evitar la sinéresis

La sinéresis se refiere a la pérdida de humedad que, en este caso, puede sufrir un pastel durante el proceso de congelación y descongelación. Para evitar esto, podemos recurrir a Flaxfiber que, además, nos permite conseguir una mejor textura. Este producto ha sido elaborado a partir del lino dorado y marrón. 

Flaxfiber facilita la emulsión y estabilización de la masa que utilizaremos en el pastel. Con esta fibra también podemos espesar las cremas y ofrecer una gran satisfacción en los paladares. 

4. Mejorar la emulsión

Si lo que buscamos es una solución para la emulsión, ya conocemos una opción, como es Flaxfiber, de Sosa Ingredients. Otra alternativa de esta misma marca es Natur Emul, que es perfecto para glaseados, mousses, cremas y helados. 

5. Crear pasteles libres de gluten 

Para conseguir un pastel libre de gluten es preciso sustituir las harinas de trigo por una combinación de fibras, como son Flaxfiber y Psyllium. Esta última fibra procede del Plantago ovata, una planta que aporta a la bollería elasticidad, textura y una sensación esponjosa

Si quieres conocer más de las fibras en pastelería y convertirte en un experto en repostería, te invitamos a que descargues el Manual de Uso de Fibras en colaboración entre Sosa Ingredientes y el Campeón del Mundo en pastelería Jordi Bordas.

Close
Sosa Ingredients © Copyright 2023. All rights reserved.
Close